Quiénes somos

Carta del presidente de la Fundação Getulio Vargas, Carlos Ivan Simonsen Leal:

Nuestra producción académica no debe nada a las producciones de las más avanzadas instituciones de enseñanza del mundo, con muchas das cuales mantenemos convenios de intercambio. Así, afirmamos que el límite de los horizontes de la Fundação Getulio Vargas es el límite de su imaginación. Podemos asegurar que las actividades de la FGV están dirigidas, desde el inicio de su historia, hacia áreas estratégicas de la vida nacional, como la administración pública, la economía, la historia y el área jurídica. La administración pública es esencial para el refuerzo del concepto positivo de burocracia de Estado, y es esencial para que el Brasil sea una grande democracia.

Importante referencia de enseñanza en el país y en el exterior por sus programas de pregrado, maestría y doctorado, y por sus trabajos de consultoría, la Fundação Getulio Vargas trabaja de corazón y mente por el estímulo del desarrollo nacional. Como centro de excelencia, nuestra preocupación es ser, permanentemente, una institución innovadora, tanto para sus alumnos como para la sociedad de manera general. 

La FGV es una entidad que mira al mundo en búsqueda del moderno. Procuramos lo que puede ser útil y adaptable al crecimiento del Brasil, a fin de tornarlo una nación más justa y evolucionada.  A partir de sus propias reflexiones y de las demandas traídas por los vientos de la globalización es que la FGV crea nuevos paradigmas de perfeccionamiento y los presenta, casi que de inmediato, a su público formado por ejecutivos, profesionales y jóvenes estudiantes en busca del conocimiento. Nuestros cursos, programas y actividades acompañan, rigorosamente, la evolución de las empresas y de sus necesidades en términos de cualificación y especialización profesional.

De la misma manera, la economía es fundamental para que tengamos un país desarrollado. No seremos una gran nación si no tenemos una economía pujante, imprescindible para la elaboración de planificaciones estratégicas. Estamos presentes también en el Derecho, porque constatamos que era preciso innovar en este área y traer las contribuciones de nuestra interdisciplinaridad.  Lo mismo sucederá en los campos de la Ciencia Política y de la Historia. Si la Fundação Getulio Vargas es una institución impar, pionera en diversos proyectos en el área de la educación superior y en proyectos y asistencia a empresas y órganos de la administración pública directa e indirecta, se lo debe al inagotable talento que compone el cuadro de sus dirigentes, profesores, alumnos y funcionarios. Cuna de ilustres personalidades como ministros, presidentes, directores y autoridades gubernamentales, la FGV también evolucionó por su esfuerzo y por el empeño de sus competentes profesores y funcionarios, siempre merecedores de nuestro reconocimiento. Podemos afirmar por lo tanto que, desde su fundación, en 1944, esta casa no se limita a su espacio físico, sus predios, objetos y programas. Cabe resaltar aquí, también, la importancia que representa para la FGV la manutención de su independencia y la pluralidad de sus puntos de vista, que son marcas de la propia FGV. La imparcialidad de la institución no le impide pugnar por políticas e ideales que ayuden a conducir el país hacia el progreso y al bienestar económico y social.

 

Quiénes somos